Hiponimia
Es la relación semántica en que el significado de una palabra o término se encuentra incluido en otro de mayor amplitud; este concepto más amplio se conoce como hiperónimo:
  • Verano es un hipónimo de estación, y esta (estación) es el hiperónimo. La primera tiene en relación con la segunda la coincidencia de significado, que sirve para establecer la categoría principal, pero su significado es menos general.
Las palabras que comparten un mismo hiperónimo se llaman entre sí cohipónimos:
  • azul, rojo, verde, gris (hipónimos)
  • colores (hiperónimo)
El siguiente ejemplo muestra el análisis a través del hiperónimo asiento, representando su relación con los hipónimos, cada uno de los aspectos constituyen los semas:
ASIENTOPara sentarsePara una personaCon respaldoCon brazosCon patasCon balance
Banco X - - - X -
Banqueta X X - - X -
Silla X X X - X -
Sillón X X X X - X
Sofá X - X X X -
Butaca X X X X X -
La hiponimia es una implicación unilateral, un hipónimo supone su hiperónimo pero no viceversa, y los cohipónimos no se suponen entre sí y no son sinónimos los unos de los otros.

Sinonimia

Es la relación que mantiene el signo lingüístico con la realidad, su designación. El significado es el modo en que un idioma concibe una realidad en semas funcionales: H2O y agua comparten referente: designan lo mismo, pero significan cosas distintas: el primero significa un compuesto químico, el segundo elimina esa precisión. A este fenómeno se le conoce como sinonimia correferencial (existe identidad en los designados, pero no como han sido concebidos) La sinonimia lexemática comporta los mismos significados, las mismas relaciones sintagmáticas y paradigmáticas y pertenencia a idénticas lenguas funcionales. La sinonimia procede de la asimetría del signo lingüístico: a un significado le corresponden varios significantes. La sinonimia lexemática sería la verdadera sinonimia. La sinonimia pura, solo existe en el contexto.

Polisemia y homonimia

Estos fenómenos obedecen también a la asimetría del signo lingüístico: dos o más significados remiten a un mismo significante. La etimología común es propia de la polisemia: Foliam>hoja de puerta y hoja de árbol; y la diversidad de origen, de la homonimia: gato (animal) y gato (de coche). De ahí que dos términos homonímicos carezcan de semas comunes, a diferncia de dos palabras polisémicas que sí la tienen, por ejemplo: banco (de peces) y banco (de dinero) estos comparten el sema común de conjunto.Los homónimos pueden entre sí ser homógrafos, si se escriben igual, y homófonos si reúnen las mismas cualidades fónicas: gato (animal) y gato (de coche); haya y aya son homófonos pero no homógrafos.

Antonimia

La antonimia supone una oposición equipolente: la presencia de uno o varios semas en uno de los lexemas no presupone su ausencia en el otro: blanco no presupone negro; sin embargo ambos sememas se abordan en lo que difieren: no hay términos antonímicos sino perspectivas diferenciales.Desde el punto de vista formal se pueden distinguir:
  • Antónimos gramaticales: se indican mediante prefijo: fiel/infiel
  • Antónimos lexicales: pueden ser absolutos: negro/blanco
La antonimia se debe abordar como relación de reciprocidad lógica, no hay antónimos sino relaciones de contrariedad que se complementan.

Fuentes